top of page

BENJAMÍN Y YO TAMBIÉN TENEMOS NUESTRAS DIFERENCIAS....


¿A qué pareja no le pasa?, ¡qué lance la primera piedra!



Venimos de diferentes historias y crianzas, y a veces hasta culturas, es normal que tengamos diferentes puntos de vista, sin embargo; también es importante reconocer que no siempre somos la más asertivas al expresar nuestras diferencias, ocasionando malestares, malos entendidos y hasta fracción.


Así que con el tiempo y mucho autoconocimiento, aprendí este truco que hoy te comparto: ¡reconocer la fase del ciclo menstrual en la que te encuentras!


A mí personalmente, y te lo comento porque es muy probable que a ti también te pase y quizás no lo hayas hecho consciente, me pasa que unos días antes de que llegue mi menstruación (fase pre-menstrual), empiezo a tener pensamientos más intensos con respecto a algo, alguien o alguna situación.


Y en especial empecé a verlo con Benja (nuestras parejas e hijos son los mejores maestros y espejos para trabajarnos a nosotras mismas). Así que encontré una forma de expresar lo que siento o lo que me incomoda, sin tener que llegar al drama como tantas veces ocurría.


Te comparto el paso a paso:


1. Si hay algo que me molesta y empiezo a notar que me está dando rabia y es probable que explote y diga algo de lo que después me arrepienta, me aparto de la situación (esto toma práctica, paciencia) y empiezo a hacer respiraciones profundas. Si tengo que llorar, lloro pero todo esto lo hago apartada.


2. Una vez en relativa calma, tomo mi diario terapéutico, o las notas tanto de voz como escritas de mi celular y comienzo a escribir todo lo que pase por mi mente. NO trato de ser educada aquí, literal es cómo venga. Esto me ha permitido ver mis pensamientos fuera de mí y reconocer sin la emoción, ¿qué es lo que realmente quiero y me molesta de todo esto? Lo escribo.


3. Creo mi guion o parlamento asertivo. Esto ha sido poderoso, porque aquí es donde redacto lo que realmente quiero decir y hasta lo practico. Hacerlo, me ayuda a tener clara la idea y el argumento. Si lo haces, tu comunicación será mucho más asertiva y tendrá más impacto. Dejarás de lado los DIMES y DIRETES y desde la calma, podrás expresarte dejando claro tu punto y solucionando la incomodidad.


4. Concreto una cita o momento oportuno. Esto para la otra persona puede ser incómodo y no te sorprenda su poco entusiasmo como primera respuesta. No te frustres e insiste desde la calma. La verdad es que a nadie le gusta hablar de las cosas incómodas, en especial si antes terminaban en discusión, pero es importante hacerlo porque la buena comunicación es la base de la pareja.


Como ves, todo esto he podido realizarlo gracias a conocer mi ciclo. El ciclo menstrual es una herramienta súper poderosa que no sólo funciona para saber cuándo es nuestra ovulación o menstruación, sino también para conocer detalles tan importantes como estas cosas que se repiten, y que si las detectamos podemos manejarlas a nuestro favor para cuidar lo más preciado, y comprometernos a sanar. No somos iguales durante todo nuestro ciclo, y aprender a reconocerlo para dominarlo es un éxito de taquilla asegurado.


Cuéntame, ¿te has pillado cuando tienes pensamientos más intensos y puedes llegar a decir cosas que pueden herir?



36 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page