top of page

¿Qué es la Psiconeuroinmunología? Aquí te hablo un poco sobre esto y cómo puede beneficiarte


Si alguna vez has vivido en carne propia que tu estado mental y emocional produce efectos notables en tu salud física, la psiconeuroinmunología puede ayudarte a entender por qué eso sucede. Al final del día no está en tu imaginación; tu cuerpo y tu mente se afectan a sí mismos.

La psiconeuroinmunología, identificada con sus siglas como “PNI”, es un campo científico que se encarga de estudiar la interacción entre los procesos psíquicos, el sistema nervioso, el sistema inmunológico y el sistema neuroendocrino.


Te comparto una foto de mi hija más pequeña viviendo sus emociones.

Siendo muy ella jejeje


Después de la pausa, seguimos. En otras palabras, la psiconeuroinmunología estudia la relación entre la mente y el cuerpo y el efecto de esto sobre la respuesta inmunológica y la salud.

Para estudiar esta relación, se combinan distintas disciplinas relacionadas con la salud, incluyendo la psicología, psiquiatría, neurociencia, fisiología, biología molecular, farmacología, endocrinología, reumatología, inmunología, la medicina del comportamiento, entre otras.

Este campo científico se enfoca sobre todo en investigar el funcionamiento del sistema neuroinmune, sus trastornos y sus características tanto físicas como químicas y fisiológicas.

La idea detrás de la psiconeuroinmunología remonta a 1878, el año en el que Louis Pasteur realiza un estudio y encuentra que los pollos sometidos a estímulos desagradables son más susceptibles a la infección por ántrax.

Durante muchos años se continuaron haciendo diversos experimentos y estudios de este tipo y cada uno demostraba que las emociones, sobre todo las negativas, tenían un efecto sobre el sistema inmunológico de los sujetos.

En 1975 se acuña el término que designa a este campo científico, resultado de un experimento realizado por Robert Ader y Nicholas Cohen basado en el condicionamiento clásico de Pavlov. A través de esto se demostró que producir señales aversivas en el sistema nervioso condiciona las respuestas del sistema inmune.

Desde entonces los estudios continúan y las conclusiones coinciden en que las emociones tienen un efecto sobre las respuestas físicas y fisiológicas. También se cree que funciona al revés; por ejemplo: fruncir el ceño activa la secreción de hormonas del estrés, pero sonreír reduce esta secreción y aumenta la producción de endorfinas.

¿Qué quiere decir esto? Que podemos controlar de cierta manera nuestras respuestas físicas y fisiológicas al saber manejar nuestras emociones. Cuando te aferras al estrés, el enojo, la tristeza y demás, en vez de buscar canalizar estas emociones de una manera saludable, estás haciendo daño a tu salud.

Resulta que todas estas emociones y estados mentales, ya sean negativos o positivos, tienen un efecto directo en nuestra salud. Por esto es muy importante aprender a manejar nuestras emociones y no dejar que nos manejen a nosotros.

10 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page